Un boceto de diseño gráfico para rotulación paso a paso

Artes finales: cómo preparar un boceto de rotulación

Artes finales: cómo preparar un boceto de rotulación
4.5 (90%) 2 votes

Las personas que no están familiarizadas con el grafismo posiblemente no conozcan el significado del término ‘artes finales’, que es la representación gráfica de un trabajo de diseño que realizaremos con posterioridad con el objetivo de conocer con la mayor exactitud posible cómo será su resultado final.

En Grafiks, expertos en rotulación, nos encontramos de vez en cuando con clientes que no tienen una idea definida del proyecto que quieren abordar; en estos casos, ofrecemos el asesoramiento necesario no solo para encontrar un diseño acorde a las expectativas de las demandas que recibimos, sino que también estudiamos a partir de esa idea las opciones más eficaces para que cumpla su función y obtenga los resultados esperados.

En otros casos, no obstante, los clientes tienen claro el diseño que quieren. Es importante tener presente ciertos elementos en el momento de preparar un boceto de rotulación. ¿Quieres saber paso a paso cómo plasmar la idea que tienes en mente?

 

Un boceto de diseño gráfico para rotulación paso a paso

 

1. Busca el equilibrio

 

Un rótulo debe caracterizarse por un perfecto equilibrio entre los diferentes elementos que contiene: el texto, las imágenes, los logos, las formas, etc.  Es primordial que permita establecer una línea de comunicación clara con cada persona que lo vea. No olvides que muchas veces menos es más.

 

2. Despierta el interés

 

Los estudios defienden que un rótulo tiene siete segundos para conseguir cautivar por su diseño y su mensaje a una persona. Así pues, tenemos un lapso pequeño para conseguir impactar en quienes se topen con un proyecto de rotulación. El boceto debe reflejar la vertiente más original, atractiva e impactante de tu empresa. Es tu tarjeta de presentación, así que procura dejar huella.

 

3. Vínculo entre rótulo y empresa

 

El diseño de un rótulo debe ir en consonancia con la imagen corporativa de una empresa. Los colores, la tipografía y los símbolos empleados deben ser los mismos para que puedan asociarse fácilmente con los productos o servicios que ofrecemos. En resumidas cuentas, el diseño debe ser coherente con el esfuerzo que hacemos cada día para ser a ojos del cliente una empresa con unos valores concretos.

 

4. Más visual que textual

 

Estamos inmersos en una sociedad que se mueve cada vez más entre iconos, logos y demás elementos visuales. Podemos utilizar texto, está claro, pero siempre que sea breve, directo y sencillo. No hay mejor recurso para diferenciarse de la competencia que un rótulo que llame visualmente la atención y contenga un mensaje claro, un mensaje que no tenga que ser descifrado

 

5. Color como elemento distintivo

 

Es cierto que debemos jugar principalmente con los colores corporativos para favorecer esa relación entre rótulo y empresa. No obstante, las artes finales deben contemplar el uso de determinados colores y la combinación de ellos para conseguir que el producto resultante destaque en el entorno en el que se colocará. Un recurso que nunca falla es fondo oscuro y letra clara, o viceversa. Existen normas no escritas como la no recomendación de utilizar más de 6 colores, aunque si la composición es atractiva… ¿por qué no valorarlo?

Seguir estos puntos garantizarán que el boceto de diseño gráfico de rotulación que realices se convierta en una propuesta totalmente atractiva con un gran potencial. Eso sí, busca siempre la segunda opinión de un profesional que terminará de pulir todos detalles que necesita todo rótulo.

 

Contacta con Grafiks y renueva desde ya la imagen de tu empresa

Compartir
Sin comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.