Con agosto a la vuelta de la esquina, apetece algo fresco y ligero. Os traemos varios ejemplos divertidos de rotulación con vinilos aplicados a ascensores, escaleras y suelos, así como campañas de publicidad en las que se cumple aquello de que “Una imagen vale más que mil palabras”. Si hay una buena idea detrás, el coste de imprimirlas sobre vinilos o lonas es muy económico, y el impacto, muy alto porque no solemos olvidar a quien nos hace reír o sonreír.